Sobre Fisio Koshi

Bienvenido a Fisio Koshi, una forma diferente de hacer Fisioterapia, adaptada a las necesidades de cada paciente en cada momento y basada en el uso de Terapias Manuales.

En Fisio Koshi utilizamos una amplia gama de herramientas terapéuticas, que se combinan en función de las necesidades de cada paciente en cada momento, para identificar y solucionar el origen de cada problema.
 
Gracias por tomarse unos minutos para explorar lo que le ofrecemos.

Queremos que se sienta como en casa, pero sin ninguna de las distracciones que allí tiene. Queremos que viva una experiencia agradable, desconectado del estrés del día a día, sin dolor y sin las típicas molestias posteriores a una sesión de fisioterapia. Queremos que día a día sienta una clara mejoría y que vuelva a disfrutar de su propio cuerpo, recuperando la capacidad de realizar las actividades de la vida diaria sin dolores ni limitaciones físicas.  

Fisioterapia es calidad de vida. Fisio Koshi es Fisioterapia de calidad.  
El Nombre de Fisio Koshi 

Fisio Koshi nace como una propuesta de síntesis entre las terapias orientales y las terapias occidentales.

Fisio hace referencia a la Fisioterapia, que aporta un enfoque especializado, orientado inicialmente a la identificación de la patología y sus posibles causas y, posteriormente, a la reparación de los tejidos y las estructuras dañadas.
  
Koshi hace referencia a las Terapias Orientales, que aportan un enfoque global de la salud del paciente, orientado al cuidado preventivo y a la identificación de los desajustes que nos apartan del funcionamiento equilibrado de todas las estructuras. Koshi, en japonés, es el centro del cuerpo, la parte más importante del cuerpo.

En Fisio Koshi utilizamos un amplio abanico de técnicas terapéuticas orientales y occidentales que mezclamos en diferentes dosis para adaptarlas a las necesidades de cada paciente en cada momento.
  
La base de nuestros tratamientos son las terapias manuales, porque lo natural cuando nuestro cuerpo sufre cualquier daño es llevarnos la mano a la zona dolorida y porque el contacto de la mano del terapeuta con el cuerpo del paciente aporta una calidez y una calidad de la presión que no pueden ser sustituidas por ninguna máquina.