Esguinces y Condromalacias

TERAPIA MANUAL:
Movilización con Movimiento
para Esguince de Tobillo
Los ligamentos son elementos que colaboran a reforzar las articulaciones y sus cápsulas para protegerlas de movimientos bruscos más allá de su rango de movimiento natural. Un esguince se produce cuando un ligamento se estira más allá de su límite de elasticidad, provocando su distensión, su desgarro o su rotura, dependiendo de la violencia con la que se sobrepase ese límite. Cuando el esguince es muy grave, puede asociarse a lesiones óseas u osteocondrales.

Además de recuperar la movilidad y la capacidad de carga de la articulación, el objetivo principal del tratamiento de Fisioterapia es devolverle la necesaria estabilidad para garantizar el funcionamiento correcto de la articulación y minimizar la posibilidad de que se repita la lesión. En este proceso juegan un papel muy importante las movilizaciones articulares, las movilizaciones con movimiento y el entrenamiento propioceptivo.

EJERCICIO TERAPÉUTICO: Ejercicio Propioceptivo
sobre Balance Trainer
Las superficies articulares están revestidas de tejido condral (cartílago) cuyas funciones son la transmisión, distribución y amortiguación de las cargas, al tiempo que facilitan el deslizamiento entre las dos superficies articulares. Esta estructura puede sufrir lesiones por traumatismos directos o indirectos, que producen abrasiones, laceraciones o fracturas condrales, pudiendo llegar incluso a dañar el hueso al que revisten.

Las lesiones condrales pueden sufrir complicaciones como un deterioro progresivo del cartílago (condromalacia), evolucionando hacia la artrosis o las tendinopatías, o incluso la inestabilidad y la laxitud articular en el caso de las osteocondritis. El tratamiento de Fisioterapia se orientará a la reducción del dolor y a la ralentización del proceso de deterioro del cartílago articular.